«El temor agudiza los sentidos. La ansiedad los paraliza«. Kurt Goldstein

¿Ansiedad?: en algún momento de nuestras vidas es normal y esta emoción se presenta cuando estamos ante una situación de incertidumbre y miedo. Por regla general, el ser humano tenemos terror a lo desconocido, a no saber qué pasa. Entonces, cuando ocurre esto, debemos estar atentos a los síntomas, porque en unos casos son leves, pero en otros más graves.

De un día para otro la noticia que todos vimos fue «estamos ante una pandemia mundial por el nuevo virus Covid-19» de inmediato los mandatos fueron: distanciamiento social, confinamiento obligatorio, nada de salir, uso permanente del tapabocas.

Desde ese momento, nuestra parte mental hizo un click y si en tu caso te afectó la parte mental y aumentó la ansiedad…

Sigue estas recomendaciones

  • Es evidente que tu rutina cambió, así que crea una nueva
  • Empieza un nuevo hobbie, colorear mandalas, hacer un curso por Internet, jardinería
  • Mantén el contacto social aprovechando la tecnología
  • Si sientes momentos duros llama a alguien. Te recomiendo que tengas un contacto en tu celular como marcación rápida
  • Haz yoga, pilates, ejercicios de relajación (existen entrenadores en YouTube que tienen clases guiadas increíbles)
  • Mantén una alimentación saludable
  • Duerme muy bien, recuerda que el sueño es salud

Conoce los síntomas de la ansiedad:

  • Taticardia
  • Sudor
  • No poder conciliar el sueño
  • Afecta el sistema digestivo
  • Ganas de comer más de lo normal
  • Tensión muscular

Estos son algunos síntomas… porque existen otros trastornos como pánico, obsesivo compulsivo, emocionales o ansiedad generalizada.

Qué es el Trastorno de ansiedad generalizada:

De acuerdo a lo que hemos hablado hoy estos tipos de síntomas son normales, pero cuando ya se convierte en una enfermedad, ahí la cosa cambia. Esta ansiedad se refiere cuando la persona se preocupa en exceso de actividades o acontecimientos.

Pero esta preocupación es anormal, afectando la vida cotidiana de una persona, como, por ejemplo:

  • Responsabilidad Laboral
  • Familiar
  • Amistad
  • De salud
  • Dinero
  • Temas relacionados con su carro
  • cosas tan sencillas como las actividades de la casa

¿Ya vas entendiendo cuál es la diferencia con una ansiedad normal?

Seguramente estas personas cuando no se les conoce un diagnóstico se les dice exageradas.

  • Es normal quien sufra esto sienta inquietud ante cualquier cosa, hasta lo más sencillo
  • No se puede concentrar
  • Vive con tensión muscular todo el tiempo
  • Se irrita con facilidad
  • Vive cansada todo el tiempo
  • No duerme
  • Desarrolla tics
  • Sudoración

En los niños también existen casos:

  • Ellos desarrollan un miedo excesivo de rendir en el colegio
  • Pánico a los terremotos, temblores, cualquier catástrofe natural. A tal punto, que todo el tiempo piensan en esto y les afecta su vida social.

Tratamiento:

  • Cuando es un ataque de ansiedad normal lo principal es aplicar las técnicas de respiración
  • Sentarse y pensar claramente. Es decir, tratar de razonar y preguntarse: ¿Es grave el problema?, tiene solución?
  • Desvía la atención de tu ansiedad, es decir, haz otra actividad, ten tu mente ocupada en cosas que te gustan hacer.
  • Hablar con otra persona, es importante que te desahogues
  • Cuando el ataque de ansiedad ya es un caso más a fondo, ahí sí debes de ir con el especialista para que te trate
  • En muchos casos es necesario usar medicamentos
  • También es importante acudir a las terapias
  • Así que conoce los síntomas de la ansiedad y si sufres pide ayuda

Recuerda

Si conoces a alguien que está sufriendo de ansiedad no lo dejes solo ni le digas «es tan exagerada«, si estas personas no se atienden a tiempo pueden llegar a quitarse la vida. Así que sigue las recomendaciones que te dije anteriormente.

¿Qué situaciones te provocan ansiedad?

Referencia Bibliográfica:

Mental Health Information. National Institute of Mental Health. Trastorno de ansiedad generalizada: Cuando no se puede controlar la preocupación

Laura A. Peterson, R.N. Mayo Clinic. Para controlar la ansiedad, comienza con tu manera de pensar.

Deja un comentario